Se inagura el nuevo Campvs Victorio Spinetto

0
2

La superficie donde se extienden los 16.000 m² del Campus Victor Spinetto tiene pasado, presente y sobre todo futuro. Allí, en el amplio sector lindante a la Avenida Juan B. Justo y los Gimnasios de Cestoball y el de Hockey Sobre Patines, supieron ver la luz las primeras canchas de fútbol que tuvo el Polideportivo. De pasto, con el presistente uso que le dieron los socios y las categorías infantiles y juveniles, se fueron convirtiendo en terrenos de tierra. Miles de padres, apostados contra sus alambrados, vieron crecer felices a sus hijos jugando al fútbol en esas canchitas. Y así seguirá sucediendo.

En uno de esos rectángulos delimitados, puntualmente el primero y la única cancha de 11, se desarrollaron una cantidad enorme de emociones que hoy le dan paso a otras tantas. El Poli fue el recinto donde el primer equipo se preparó diariamente e incluso llevó adelante pretemporadas, hasta la inauguración de la Villa Olímpica a fines de la década del 90.

(Prensa Velez)
(Prensa Velez)

Es que en esas canchitas también entrenaron los Campeones del Mundo, cuando a la auxiliar la estaban sembrando o simplemente para rotar los campos de juego. Allí, los dirigidos por Carlos Bianchi, soñaron ganarlo todo y lo hicieron. Tiempo después, en ese ámbito donde hoy se erige la inmaculada alfombra sintética, Marcelo Bielsa también intercaló prácticas con sus jugadores. Ahí se educaron con los valores de Vélez Sarsfield los Christian Bassedas, José Flores, Marcelo Gómez, Héctor Almandoz o Raúl Cardozo, tan solo por citar algunos canteranos. Y esos arcos tuvieron un guardián de lujo: José Luis Félix Chilavert.

No es casualidad entonces que el Campus se llame Victorio Spinetto, uno de los hombres más determinantes en la identidad futbolística del Fortín. Así había sido bautizada la cancha auxiliar del Polideportivo, con el nombre de quien, entre 1932 y 1940 disputó 210 encuentros y marcó 44 goles. Volante central que además, desde la conducción técnica, devolvió a Vélez a Primera División en 1943 y lo condujo al Subcampeonato de 1953. En resumen, Victorio Luis Spinetto es Vélez en toda su dimensión. Y hoy, las canchas que supo transitar silbato en mano y formando enormes baluartes, volverán a ser bautizadas en su honor. Porque así manda la historia.

Se estrena un magno emprendimiento que demandó una inversión importante. Un gigantesco espacio multifunción destinado al desarrollo de variadas actividades sociales y deportivas, aggiornado a las necesidades actuales y a las demandas de los asociados. Un maridaje de estética y progreso edilicio para beneficio de la masa societaria velezana y de seductor encanto para el resto de la comunidad. Una obra para toda la vida.